Un añito

Soy una persona atada a una agenda, pero fiel a mi costumbre no recuerdo exactamente la fecha del día en que llegué a mi pequeño local con unas gardenias y unas ramitas de mandarino para que me acompañasen en esta nueva aventura, lo dicho, hace un año, aproximadamente.

Que cómo ha sido este año? Increíblemente bueno, no puedo decir otra cosa.

Días antes de abrir soñaba que las camillas no entraban en las cabinas, pero María hizo magia y entró todo lo necesario y más. Cumplió su encargo como si de un prestidigitador se tratase, en la fecha prometida y con la forma ideal y prometo que no era una tarea fácil, menos aún cuando le pedí que buscase un hueco para mi Jenní querida y sus manicuras… lo encontró.

Un año, un año de reencuentros, de personas nuevas, de mucha ilusión y sobre todo de saber que has encontrado lo que buscabas, un lugar íntimo, muy tranquilo en el que todos nos sentimos cómodos.

Mi deseo es jubilarme, dentro de muchos años, ya no tantos, en este local. Me siento como una jovenzuela sedienta de formación, buscando hacer cada día mejores tratamientos sin dejar de envolver a las clientas en esa nube de tranquilidad que siempre intento que sientan, para bien del resultado del trabajo y de nuestro ser, que estamos todos muy faltitos de paz y de ratitos para nosotros mismos.

Una petición, seguir así.

Otoño

Llega el otoño y con él la luz tenue y las chaquetas y sofás.

Es momento de pausar el ritmo estival y comenzar otro ciclo menos ruidoso. Con la llegada del otoño la vida toma un tono distinto y el ánimo se torna de más reflexión e incluso hasta nostálgico. Es la temporada que precede al frío inviernal y la heredera de la magia del verano.

Sin embargo para mi en el trabajo es una estación ilusionante, reparadora. Nos toca recomponer los maltratos que la piel sufre el verano, rehidratar, limpiar, nutrir, oxigenar…

Exfoliación al poder, fuera capas de células muertas que estorban. Oxigenación para esas pieles que han soportado estoicamente esas horas de playa cual huevos fritos en su sartén.

Bien en tratamientos faciales o corporales debemos reequilibrar ese manto hidrolipídico para que la piel luzca lo más bonita y sana posible ahora y dentro de muchos años.

Cada vez me gusta más mi trabajo.

Nuestra mirada

Los ojos siempre han sido importantes, una mirada cuenta mucho y en estos tiempos que corren, escondido el rostro bajo las mascarillas, mucho más.

En cabina me estoy encontrando con que, a la hora de hacer tratamientos faciales, los ojos han pasado a ser lo que más os importa y sin duda a partir de una cierta edad, lo que más puede cambiar nuestro aspecto.

Desde edades muy tempranas maquillamos nuestros ojos pero las almohadas son testigos del maltrato que suelen sufrir, porque desmaquillarlos es algo menos habitual. Por eso para mí desde que a una jovenzuela se le vende el primer lápiz o una máscara de pestañas, debería ser acompañado de un buen desmaquillante de ojos para mantener la salud de esa zona tan sensible. Por suerte ahora mismo hay productos que se adaptan a las necesidades de cada piel y que resultan muy cómodos de utilizar, no hay excusa.

Con ese buen hábito ya tenemos mucho terreno ganado y además mantendremos nuestras pestañas mucho más fuertes y sanas.

Entre las pieles que rondan los treinta, hay mucha diferencia entre quien se cuida y quien no, independientemente de la genética, que se toma las licencias que quiere. Si ya tenemos buenas costumbres en casa, con nuestro limpiador y ya sí, un buen contorno adecuado a nuestras características, la piel aún resistirá plena.

A partir de los cuarenta el párpado suele empezar a verse atacado por la flacidez y en el contorno se empiezan a dibujar pequeños surcos. En ese momento se hace imprescindible mantener todo lo anterior, adaptado los productos a las nuevas necesidades de nuestra piel y las visitas a la cabina de estética se deben convertir en otro hábito que siempre debe ser un momento de relax y bienestar necesario para mantener nuestra mirada lo más sana posible.

El otoño en nuestra piel

El otoño es una estación complicada para nuestra piel, pero es también la estación ideal para ayudarle a recuperase de los estragos y excesos del verano y prepararla para los rigores del invierno. Cuidar la piel, prepararla para el frío no es complicado.

Transición entre el verano y el invierno. Unos días hace frío, otros calor en determinadas horas centrales, el viento se vuelve cada vez más molesto, llueve y nuestra piel empieza a sufrir con tanto cambio de temperatura.

¿Cómo podemos ayudar a la piel a recuperarse y a prepararse?

Lo primero es, como siempre, la hidratación. Nuestro cuerpo necesita una hidratación adecuada a nuestra edad y a nuestro ritmo de vida. Así que beber agua es una parte fundamental.

La piel necesita que la limpiemos de forma adecuada. Una buena exfoliación suave, que respete la piel, pero que se lleve todas las células muertas es el primer paso.

La higiene diaria la debemos realizar con agua no demasiada caliente. Por mucho que el cuerpo nos pida una ducha caliente, por eso de que por las mañanas empieza a hacer frío, no debemos caer en la tentación y recordar que el agua caliente daña la epidermis.

Una crema hidratante para el cuerpo asegurará que la piel se mantenga suave, hidratada y en buenas condiciones.

Pero las zonas de nuestro cuerpo que más sufren los rigores del tiempo son el rostro y las manos. Son las más expuestas al viento, sol y la contaminación. Por eso es importante limpiar el rostro todos los días al acostarse y al levantarse.

Una crema hidratante que mantenga la elasticidad y frescura de la piel del rostro no sólo ayudará a mantener su salud, sino que también ayudará a prevenir el envejecimiento prematuro.

El otoño no tiene porque ser una mala estación para la piel. Sólo hay que saber cómo cuidarla en está época.

Regalar Belleza y bienestar

Cuando llegan estas fechas empieza a preocuparnos qué regalar a nuestros seres queridos. Hay que hacerlo, da pereza ponerse a pensar y buscar algo que no vaya a desilusionar al otro y que no nos arruine.

Hace años, bastantes ya, descubrí que regalar un ratito de mimo en una cabina de estética a nuestra gente era una magnífica idea.

Un hijo, una madre, una hermana, un yerno, primos, amigos, compañeros de trabajo. Más caro, menos caro, una higiene facial, un masaje largo, un masaje cortito, un exfoliante, un mimo…

En la cabina me he encontrado con madres ancianas a las que nunca habían tocado los pies, abuelos encantados con el masaje de espalda que cada año le regalan sus nietos y que ellos esperan cada año encantados, niños ilusionados ante su primera experiencia relajante. Sobre todo mujeres que se han pasado la vida cuidando y que no tienen ni idea de como es eso de dejarse cuidar.

Ahí surge el segundo regalo que es el que me llevo yo. El de disfrutar de mi profesión.

exfóliate

Veintisiete días, es el tiempo que una piel sana renueva su piel, durante ese periodo las nuevas células que nacen en la capa basal recorren todas las capas de la epidermis hasta llegar a la capa córnea, y allí las células totalmente queratenizadas mueren y se desprenden del resto de la piel.

Pero desgraciadamente este proceso de regeneración celular se va ralentizado con la edad, por lo que surge una acumulación de células muertas en la parte superficial de la piel hace que esta se vea átona, asfixiada, y basta.

Este resultado se ve acentuado si la piel ha sido expuesta al viento y al sol de manera prolongada como suele ocurrir en verano.

Además esta barrera de células muertas dificulta enormemente la efectividad de los tratamientos cosméticos, ya que disminuye de manera drástica la capacidad de absorción de sustancias activas por vía tópica. Por lo que las arrugas se ven acentuadas y las manchas de la piel y el resto de inestetismos difícilmente pueden ser tratados.

Para poder renovar la piel necesitamos la ayuda de peelings (productos exfoliantes que nos ayuden a eliminar la capa queratenizada de la epidermis). Así, gracias a los peelings por un lado conseguiremos:

  • Volver la piel más permeable aumentando su capacidad de absorción de sustancias activas de los productos cosméticos.
  • Afinar y borra las arrugas superficiales.
  • Devuelve luminosidad a la piel.

Pero además de ello, conseguimos un relanzamiento de los procesos metabólicos de la piel, y en consecuencia:

  • Aumenta la velocidad de regeneración de la piel.
  • Estimula la fabricación de colágeno y elastina en los fibroblastos, reduciendo drásticamente las arrugas profundas.
  • Elimina las infecciones dérmicas.
  • Hace un efecto llamada de agua de las capas profundas de la piel.
  • Estimula la micro-circulación sanguínea.
  • Elimina el exceso de pigmentación de la melanina borrando las manchas.
  • Reduce considerablemente la profundidad de las cicatrices y mejora el acné.

 

 

Sabiendo esto mi recomendación es que exfolies tu piel en casa y  en cabina, con productos adecuados a ti  aconsejados por tu esteticista. Lo ideal es que primero pases por un centro donde  puedan hacer un buen diagnóstico del estado de tu piel y partiendo de esa base te aconsejen lo que mejor se adapte a tu necesidad.

Recuerda, se trata de cuidar tu piel.

Mesoterapia Virtual

¡¡¡¡¡Os presentamos a nuestra nuevo compañero de trabajo. Nos tiene enamoradas!!!!

HC3 SkinShooter es el «Dr. Mesoterapia» para el centro de belleza.

Aplica SKINSHOOTING, el último método de rejuvenecimiento para aclarar, suavizar, reafirmar, reconstruir, fortalecer, apoyar y tersar la piel – desarrollado por los expertos de belleza de Klapp.

HC3 SkinShooter es una verdadera innovación para el centro de belleza porque favorece la “apertura” de los microcanales de la piel y la penetración de sueros proactivos Clinical Care de KlappHC3 actúa “disparando”, penetra el producto cosmético sin causar ningún daño. Sin pinchazos, sin agujas, sin inyección, sin efectos colaterales.
Para una mejoría visble en:

  • la falta de hidratación
  • el envejecimiento de la piel
  • la flacidez
  • la telangiectasia
  • el enrojecimiento
  • la apertura de la acuaporina (AQP)

Después del verano

Estamos todos? Nuestros peques ya tienen organizados horarios de clase, las actividades extraescolares, libros forrados y uniformes? Hemos vuelto al gimnasio? Ya recordamos las vacaciones como algo lejano?

El mes de Septiembre suele ser tremendo, después de la tranquilidad de las terracitas y el solete merecidos de Agosto…

La vuelta a la rutina nunca es bienvenida y además siempre llega a trompicones.Todos tenemos sueño, peor humor que en verano y nada de tiempo libre.

Bueno, yo os propongo un plan, una pequeña parada, unos mimos post-vacacionales…

En verano estamos más guapos, el bronceado a todos nos sienta bien y ahora llega el momento de mantener el buen aspecto de nuestra piel y recuperar en lo posible su salud.

Gran parte del envejecimiento de la piel se considera que es debido al exceso de sol. Llegados a este punto y sabiendo que nos espera un largo y ventoso otoño, os animo a que os acerqueis a cabina y os regaléis un buen tratamiento.

Estamos en el momento de eliminar células muertas, de oxigenar la piel, de devolverle elasticidad y brillo.

Una limpieza de cutis, un exfoliante corporal, un tratamiento oxigenante o antimanchas, un buen masaje con aceites esenciales y poca prisa…